domingo, 27 de noviembre de 2011

La Pinareja y la leyenda de los Montañeros Perdidos

Lo que parecía que iba a ser una desapacible mañana de monte en la Pinareja, se convirtió una desagradable aventura contra los elementos... Niebla, muchísimo viento, tanto que el granizo nos golpeaba en horizontal, frío y una sensación térmica que nunca habíamos sufrido. Además accidentalmente nos desviamos del camino en el regreso por el collado de Tirobarra, ligeramente pero lo suficiente para desorientarnos y acabar en Peña Bercial.
Como se puede ver pasamos de largo uno de los hitos principales del camino, el collado Minguete, lo cual nos descolocó y "al tirar p'arriba" acabamos en Peña Bercial (2002 m.). Al final, nuestra clase práctica de orientación en condiciones extremas, sólo nos desvió algo así como kilómetro y medio, y al encender el GPS, no nos creíamos lo que nos indicaba y llegué a pensar que su jubilación estaba a la vuelta de la esquina (Navidades...). Pero no, los desorientados eramos nosotros...


Al final, más de 16 Km de marcha montañera con tres "dosmiles", las botas encharcadas, los pantalones empapados, sin ver un sólo paisaje que sirvieron de buen entrenamiento para ir al Almanzor el día 3 de diciembre.


Ya en parking la cosa no pintaba todo lo buena que queríamos, pero no había viento en en las Dehesas de Cercedilla


El caso es que hasta Cerro Minguete (2026 m.) la mañana fue estupendamente. Íbamos muy rápidos y animados...


Tras bajar al collado y encontrar la ruta que rodea Montón de Trigo, todo bien señalizado, seguimos hasta el collado de Tirobarra ( 1984 m.), en cuyas inmediaciones quedan todavía restos de trincheras y posiciones de la guerra civil. Fue subiendo a la Pinareja (2197 m.) cuando el viento arreció y la cosa se empezó a poner fea...

La zona que lleva a la cima empezó a ponerse muy resbaladiza, y el viento nos tiraba, así que sacamos la ¿foto? de rigor y para abajo, una vuelta que "decidimos" alargar ya que íbamos muy bien de tiempo (hicimos los 16 km en menos de 6 horas en condiciones adversas...)


Y esta semana... ¡El Almanzor!

Epílogo: Cuentan entre los lugareños de la zona, que por allí vagan las almas en pena de dos montañeros con sus dos perros, que un día se perdieron de la manera más tonta en Cerro Minguete y que, por más que intentan bajar al puerto de la Fuenfría, siempre acaban de nuevo en la cima... Es su castigo por aventurarse por esos lares un día de niebla sin mapa y pobremente equipados. Uno de ellos tiene acento argentino y, cuentan también, que quienes se los encuentran en Cerro Minguete y se pitorrean de ellos, acaban también perdidos en la misma zona...

Inquietante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.